La capital ecuatoriana a todo color

PRODUCCIÓN | Sergi Walker
UBICACIÓN | Quito, Ecuador

Situada en el valle del Guayllabamba, en las faldas del volcán Pichincha, Quito es una ciudad que ofrece un festival de colores como pocas en el mundo.

Paseando por su centro histórico, no importa hacia dónde apunte su cámara, su oscilante geografía siempre le ofrecerá un sinuoso horizonte que saturará su encuadre con una pátina de formas multicolores.

Se rumorea que fue aquí donde Atahualpa escondió su gran tesoro.

Razón suficiente para que se convirtiera en uno de los destinos más codiciados por la conquista española, y por razones obvias, enclave de un enjambre de iglesias, catedrales, basílicas y cualquier construcción que se les ocurriera con cruces en sus fachadas y mucho oro en su interior.

Bajo la atenta mirada de la virgen del Panecillo, tuvimos ocasión de sufrir en carne propia los efectos de la altitud sobre nuestra poco agraciada condición aeróbica.

No obstante, conseguimos subir y bajar repetidamente por sus empinadas calles.

La motivación estaba siempre ante nuestros ojos.

No encontramos el tesoro de Atahualpa, pero nos trajimos un cofre lleno de colores increíbles.